Blog

Bare-metal Cloud

Bare-metal Cloud es un servicio de nube pública en el que el cliente alquila recursos de hardware dedicados a un proveedor de servicios. Se accede así a servidores de forma directa y sin necesidad de sistema operativo o infraestructura de virtualización.

Los servicios Cloud más populares dividen virtualmente los recursos informáticos, de almacenamiento y bases de datos, para que los servidores y las matrices de almacenamiento puedan compartirse entre varios clientes.

Aunque las ventajas de flexibilidad y escalabilidad de este modelo son evidentes, también plantean inconvenientes, como el conocido “vecino ruidoso”, cuyo consumo masivo de disponibilidad molesta el buen funcionamiento de la infraestructura.

En todo caso, se trata de una buena opción para aplicaciones Big Data y cargas de trabajo transaccionales, que no pueden sufrir latencias. La mayoría de los grandes proveedores Cloud ofrecen servicios de este tipo.

¿Cómo funciona?

Los servicios Bare-metal se ofrecen de modo similar al alquiler de un servidor dedicado, pero sin la intervención de un proveedor de servicios gestionados (MSP). Al igual que los servidores dedicados tradicionales, las instancias Bare-metal no se preinstalan con un hipervisor  y brindan acceso, sin que sea necesario manejar el hardware del sistema. A diferencia de los servidores dedicados tradicionales, algunas instancias Bare-metal están disponibles bajo demanda y se factura durante un período de tiempo concreto.

Los grandes proveedores Cloud ofrecen hardware adicional, para mejorar los servidores convencionales y su integración con redes de nube privada virtual, sistemas de gestión en la nube y otros servicios Cloud.

Al igual que los servidores dedicados, las nubes Bare-metal no comparten los recursos del sistema con otros usuarios. Tampoco sufren una sobrecarga adicional por la virtualización anidada, cuando un usuario añade una nueva capa; por ejemplo, cuando los contenedores se ejecutan dentro de una máquina virtual ligera (VM).

Los servidores Bare-metal son ideales para aplicaciones que requieren acceso al hardware del servidor físico y a los contadores de rendimiento, o que tienen licencia y son compatibles con entornos virtualizados.

Pero una de las grandes ventajas de la infraestructura de nube completa Bare-metal es la previsibilidad del rendimiento de los recursos dedicados, mayor seguridad del sistema y la red y la mencionada elasticidad de los recursos. A cambio, es necesario añadir gastos de gestión, configuración del hardware, así como de instalación y administración del sistema operativo, el hipervisor, la pila de contenedores y todo el software.