Skip links

JavaScript vs. Rust: la batalla está servida

JavaScript es el lenguaje de programación creado en 1995 por Brendan Eich y presentado en un primer momento como LiveScript que ha cambiado el rumbo al mundo de la programación de apps. Con el paso del tiempo, su crecimiento se aceleró de forma vertiginosa y actualmente se sitúa como el rey de estos lenguajes. Su popularidad, según SlashData, asciende ya a los 13,8 millones de desarrolladores en todo el mundo. Sus cálculos estiman que JavaScript ha ganado 4,5 millones de desarrolladores desde el año 2017, lo que refleja su gran éxito.

Este programa no necesita de ningún compilador para convertir los códigos fuentes en ejecutables. Los navegadores web actúan como responsables de esta tarea, procesando los códigos y ejecutando las tareas necesarias.

La mayoría de los diseños web dinámicos, que contienen galerías de imágenes u opciones interactivas, suelen ser desarrollados con este lenguaje, debido a su fácil integración con HTML o CSS. Importantes aplicaciones, como Facebook o Instagram utilizan códigos elaborados en JavaScript debido a su gran compatibilidad y fácil aprendizaje.

Otro lenguaje de programación es Rust, que, aunque no sea el que siga más de cerca a JavaScript, es uno de los que cuentan con las comunidades de mayor crecimiento en este último año, según SlashData.

Este lenguaje, creado por Mozila en el año 2010, y fuertemente impulsado por Firefox, tiene comunidades más reducidas, pero es muy rápido y evita algunas de las causas de excepción más comunes, como los null pointers o los data races, considerándose como uno de los más seguros.

Además, es capaz de gestionar la memoria de forma segura en el tiempo de compilación y asegura el no encontrarse condiciones de carrera. Este lenguaje es óptimo para la creación de aplicaciones command-line.