Blog

Tendencias de seguridad tecnológica en el sector bancario

El origen de la banca nace de la necesidad de aportar seguridad a los recursos. Cada época ha sido, es y será testigo del desarrollo de nuevos sistemas de protección y defensa, ante peligros que puedan implicar la pérdida de valiosos activos, ya sea metal, papel o valores intangibles. En la era digital, han surgido nuevas oportunidades de negocio en el mercado financiero, con la agilización de los procesos administrativos y comerciales. Paralelamente, el sector afronta nuevas amenazas y un marco regulador cada vez más exigente en esta materia, así como un entorno competitivo muy abierto y variable. Con el aumento exponencial de los ataques cibernéticos, la ciberseguridad y la innovación son dos de las mayores preocupaciones del sistema financiero global.

En este post, mencionamos los grandes motores tecnológicos de la banca actual:

Seguridad de la identidad digital (hablemos de biometría)

La banca móvil está agilizando aquellas operaciones que requerían un servicio de intermediación humano para garantizar su seguridad: transferencias nacionales e internacionales, consultas de cuenta, solicitud de préstamos e hipotecas, obtener dinero sin tarjeta…. La digitalización conlleva la necesidad de nuevas medidas de protección que incluyan la identificación fehaciente del cliente. Los sistemas biométricos adquieren protagonismo, en especial en lugares muy concurridos, para reducir el riesgo de usurpación de identidad. Los sistemas multibiométricos son la nueva tendencia, ya que permiten la combinación de varias características biométricas (huella digital, reconocimiento facial, vía voz.) para reducir el riesgo de fraude.

Blockchain y contratos inteligentes

Blockchain garantiza la total seguridad de las operaciones de tipo comercial y contractual. La integración de dicha tecnología permite realizar transacciones entre dos participantes sin necesidad de terceros, que las verifiquen. Por eso, los grandes bancos españoles confían y apuestan por la cadena de bloques. Santander, BBVA, CaixaBank o Bankia, forman parte del consorcio Alastria, que pretende construir una red Blockchain/DLT semipública. Según su vicepresisenta María Parga, España es pionera a nivel mundial en la construcción de esta red.

Digitalización y regulación del entorno financiero europeo

En la Unión Europea, coinciden en torno a 4.500 normas y leyes reguladoras del sector financiero. La nueva normativa DSP2 que entró en vigor el pasado mes de enero, por ejemplo, se ha marcado como objetivo modernizar los servicios de pago y aumentar su nivel de transparencia, seguridad y fiabilidad.

Las Fintech son nuevos players que participan en esta nueva economía financiera con nuevos medios digitales y la DSP2 promueve su expansión, obligando a los bancos tradicionales a innovar e implementar colaboraciones y asociaciones que les permitan ofrecer estos nuevos servicios financieros que demanda el mercado.

El RGPD, es otra de las nuevas directivas europeas que afecta directamente a la actividad de los bancos. Las Regtech son aquellas Fintech que aportan soluciones tecnológicas mediante aplicaciones basadas en machine learning e inteligencia artificial que garantizan el cumplimiento normativo y la generación de reportes, para la comprensión y gestión del cumplimiento de estas normas.