Blog

Paso a los gigs, el perfil profesional más techie

Gig economy es el término americano aplicado a la máxima libertad de mercado, pero en materia laboral. Su máxima expresión describe una economía basada en empleados temporales, autónomos y en constante movilidad, que prestan sus servicios a numerosas empresas.

Los gig workers, por tanto, son profesionales expertos en disciplinas muy específicas. Libres del corsé corporativo (oficinas, nóminas, horarios, vacaciones), en los últimos meses de pandemia, se ha producido una alta demanda de este tipo de perfiles, sobre todo en el mundo TIC.

Este es un campo abonado para mantener relaciones esporádicas y a distancia, también porque sus profesionales son los que utilizan, en mayor medida, las modernas herramientas digitales disponibles hoy en día. La digitalización de la economía, al final, favorece este tipo de colaboraciones, en proyectos donde toman parte múltiples perfiles y habilidades muy concretas.

De cara al negocio, estas prácticas flexibilizan las cuentas de resultados y explotación y ofrecen a los profesionales más jóvenes (especialmente propensos a la movilidad) una alternativa muy atractiva, frente a esquemas clásicos de buscar un trabajo “para toda la vida”.

Sí que es cierto que el “fenómeno gig” trastoca la cultura corporativa de muchas organizaciones por la evidente volatilidad que introduce. Además, hay áreas de la compañía menos propicias a descansar su actividad en personal externo.

No obstante, en EEUU, esta modalidad ya es elegida en el 7% de los casos, que sólo en este país suponen varios millones de personas que incluso compatibilizan varios trabajos a la vez.

Algunos de los ejemplos más exitosos de esta economía alternativa, son Airbnb, Uber o Grubhub. Sin embargo, en 2020, la economía de los conciertos comenzó a cambiar la forma en que los clientes usan estos servicios, también como consecuencia del COVID-19, y muchos restringieron el uso de coches o servicios compartidos, por seguridad personal.

Además, los costes laborales de este tipo de negocios 100% flexibles aumentaron durante los meses de pandemia por el gasto asociado a las medidas de protección de trabajadores y clientes.

En el mundo TIC, este tipo de empleo se concentra más en el área de seguridad de la información, analítica de redes y desarrollo de software, por delante de la creación de contenidos, redacción o marketing, que podrían parecer los más propicios en un primer momento.

Entre sus ventajas, los evidentes beneficios de la forma de contratación y otras ganancias, en cuanto a espacio de oficina o mejor capacitación a mejor precio, así como el atractivo añadido de la mejor conciliación de vida personal y profesional.

En todo caso, aún no es una opción mayoritaria entre las empresas, seguramente por falta de experiencia o por la complejidad de conciliar profesionales estables y gig workers bajo el mismo techo o porque sus condiciones laborales son claramente distintas, además de exigir un plus de disciplina para mantener ciertos horarios o garantizar la productividad de todos los profesionales.