Blog

Los expertos en TI y el teletrabajo, muy favorecidos por la COVID-19

Algunos profesionales se han visto muy perjudicados en los peores meses de la pandemia, mientras que otros se han visto muy favorecidos, según un informe de Glassdoor. En concreto, si el empleo en todo el mundo se ha reducido en torno a un 30% en el último año y medio, la demanda de ciertos profesionales ha aumentado considerablemente e incluso se han creado roles, como controladores de temperatura corporal o rastreadores de la enfermedad, que permiten identificar posibles contagios y hacer seguimiento de los contactos mantenidos por personas infectadas.

Entre los puestos de trabajo que se han visto favorecidos en este tiempo destacan los gerentes de centros de alimentación, responsables de almacén, asesores de salud pública y, en el mundo de las TI, casi todos los profesionales que prestan servicios avanzados a empresas. Mientras que, entre los perjudicados, se encuentran los profesionales de librerías, tutores o formadores, personal de catering o profesionales de óptica y dentistas.

A medida que vuelva la normalidad y más empleados regresen a sus puestos de trabajo, también proliferarán los limpiadores de oficinas, así como la creciente necesidad de epidemiólogos y enfermeras de atención domiciliaria. Otros trabajos que probablemente se vean favorecidos, mientras se aplana la curva de contagios, serán los de construcción de edificios y los instaladores de barreras físicas de protección a empleados y al público.

El teletrabajo seguirá siendo una alternativa al alza, según los expertos, y seguirán descendiendo las reuniones presenciales, a la vez que aumentan los canales digitales y las relaciones a distancia, lo que favorece la difusión de las herramientas digitales de cualquier tipo, desde conferencias web a correo electrónico y aplicaciones de colaboración móvil, o de difusión de eventos virtuales.

Aunque la mayoría de las organizaciones aún se encuentra en etapas bastante tempranas o incipientes, se puede adelantar una creciente inversión en medios digitales, en todas las organizaciones, con una considerable mejora de la experiencia digital de los empleados.

En esta línea, la simplicidad y la usabilidad de estos medios resulta fundamental para su impulso. Como reconocen los especialistas en tecnologías de consumo, para que cualquier inversión en trabajo remoto valga la pena, es necesario prestar especial atención a que el usuario medio sea capaz de aprovechar la solución propuesta.

Lo contrario genera desafección hacia las tecnologías y aumenta los costes de soporte y servicio, perjudicando la productividad de los empleados y las empresas.

Por ello, es recomendable favorecer el acceso digital remoto de todos los empleados, potenciar el uso de Internet como base de comunicación, fomentar el uso de aplicaciones de videoconferencia y establecer una política común de trabajo en remoto, claramente articulada en planes y programas de formación, capacitación y apoyo a todos los usuarios, apoyando estos planes en los usuarios más avanzados.

En cuanto a dispositivos, los PCs portátiles, dotados de cámara web, y los teléfonos inteligentes son esenciales, pero también son muy útiles los auriculares o cascos de alta calidad, con micrófono.

Además, resulta crítico asegurar el acceso seguro a los activos y servicios digitales, para lo que se recomienda utilizar una solución de red privada virtual (VPN), que se instale en el PC, y permita crear una conexión de red encriptada y segura. Para mejorar aún más la seguridad, puede resultar interesante considerar una autenticación de doble factor o los dispositivos de hardware que proporcionan PIN para autenticar aún más a los usuarios.

En suma, debemos crear un entorno propicio para el teletrabajo, con inversiones a corto y medio plazo, así como aportar valor para mejorar la productividad en canales digitales, fomentar la colaboración y premiar el talento y liderazgo de toda la organización, concluyen los especialistas.