Blog

La nueva normalidad complica los entornos TI

La “nueva normalidad” ha provocado que las organizaciones aceleren sus iniciativas de transformación digital, a la vista de la urgencia de sumergirse en la prometedora economía digital. Aunque esta transformación abarca personas, procesos y tecnología, es la tecnología subyacente la que generará los cimientos para una iniciativa de éxito. El gran paso de este proceso tiene que ver con la modernización de los entornos y aplicaciones de TI on premises, incluidos centros de datos, ubicaciones perimetrales y  nubes públicas. La infraestructura hiperconvergente (HCI) es aquí la estrella.

Las TI se dirigen claramente hacia los entornos distribuidos y la tecnología HCI también se utiliza para potenciar las localizaciones perimetrales que requieren soluciones potentes, aunque fáciles de gestionar. El uso de la nube pública crece claramente y, según los últimos datos, más del 90% de las organizaciones lo utiliza, incluso la infraestructura como servicio (IaaS) y el software como servicio (SaaS).

De hecho, muchas de ellas están aprovechando múltiples proveedores de IaaS también para ejecutar aplicaciones de producción, en torno a un 45% de los usuarios. Pero, en general, más de la mitad de las organizaciones está adoptando un enfoque equilibrado de las nubes, con un 53% que dice considerar tanto los entornos on-premises como de nube pública, antes de desplegar una nueva aplicación.

Al rebufo de la pandemia, han prosperado los servicios de nube pública y la implementación de centros de datos definidos por software (SDDC) para abstraer y automatizar la infraestructura.

Otra parte de esta transición incluye la implementación de arquitecturas modernas de aplicaciones, que aceleran su despliegue y emplean modelos de mejora y de entrega continuas. Aunque a menudo se hace referencia a las aplicaciones “nativas de la nube”, las últimas investigaciones indican que “nativa de la nube” no hace referencia solamente a la nube pública, ya que el 70% de los encuestados quiere ejecutar sus modernos entornos de aplicaciones en nubes híbridas.

Por tanto,  los entornos de nubes públicas y on-premises serán fundamentales en los próximos años, ante la necesidad de ser más ágiles y flexibles que impone la era digital. Por lo tanto, no debería sorprender que el 86% de las organizaciones diga experimentar una gran presión para entregar aplicaciones y servicios con mayor rapidez.

Para los equipos de TI, los principales objetivos de las iniciativas de transformación digital incluyen ser más eficientes en las operaciones y ofrecer mejores experiencias al cliente. Por lo tanto, aunque la adopción de la nube pública ha creado focos de eficiencia, la distribución de las aplicaciones modernas (y tradicionales) en los centros de datos on-premise, en el perímetro y en las nubes públicas, está creando complicaciones que deberán solventarse.

Según las TI pasan de estar consolidadas a estar distribuidas, las organizaciones se enfrentan a una mayor complejidad, con un 64% de las organizaciones encuestadas señalando que sus entornos de TI son más complejos que hace dos años. De hecho, las organizaciones con esfuerzos de transformación digital maduros presentan tres veces más probabilidades de contar con entornos de TI mucho más complicados que las que no han adoptado tales iniciativas.