Blog

La máxima experiencia también llega a las operaciones TI

El camino hacia la máxima experiencia digital pone a prueba los modelos de negocio de todos los sectores, que además ahora encuentran en las soluciones disponibles la gran oportunidad para dar un salto hacia la inteligencia de negocio, basada en los grandes datos, y en manejar toda la información posible sobre EL CLIENTE. Para que sea posible, lo primero y principal pasa por dotarse de unas operaciones TI de primer nivel, es decir, de todas las tareas de soporte, mantenimiento y gestión de una infraestructura compleja. Todo debe funcionar y eso es lo primero.

Últimamente, además, lograr esta operativa perfecta se ha vuelto más complicado. En general, estamos tan ocupados con falsas alarmas y eventos duplicados que las herramientas de monitorización tradicionales no pueden distinguir entre un pico de rutina y la evolución exponencial de un problema.

Se precisa poder filtrar tanto ruido, para concentrarse en las causas raíz y resolver las incidencias más rápidamente. Los sistemas deberían ser tan inteligentes como el propio negocio y poder dar sentido a los datos, encontrando patrones que resulten útiles, diagnostiquen problemas y nos permitan prevenir futuras interrupciones del servicio. Y hacerlo a gran escala.

Inteligencia artificial y operativa

La inteligencia artificial llevada a la gestión operativa permite que las organizaciones lleguen a ser más “inteligentes” y proactivas. El análisis de datos y el aprendizaje automático permiten anticipar estos picos de datos, o sobreproducción de aplicaciones y sistemas, a partir de criterios ciertos. Sumadas ambas modalidades, es posible que la organización responda más rápida y eficazmente, ante cualquier acontecimiento o circunstancia.

La complejidad de cada organización, con su propia definición de su operativa IT, es la gran barrera que sortear.  En una empresa de desarrollo de software, por ejemplo, las operaciones de TI incluyen todas las funciones que no sean el desarrollo y gestión de código. Sin embargo, siempre hay cierta superposición entre distintos departamentos.

En la larga lista de responsabilidades del área IT, destacan la gestión de operaciones TI (ITOM) y su correspondiente análisis (ITOA), una primera división que facilita abordar los servicios, su puesta en marcha y el soporte correcto.

¿Por qué son importantes las operaciones TI?

Unos procesos operativos de TI débiles pueden socavar la calidad de los servicios, además de afectar a los procesos comerciales de la empresa. Por eso es importante que las operaciones de TI de una empresa se orienten hacia la mejora de los procesos comerciales, además de la imprescindible estabilidad. También se busca que el área TI promueva las tendencias tecnológicas más modernas, y evitar que su competencia lo haga y les supere. Esta modernización de los recursos es, en definitiva, una palanca fundamental de la competitividad, rendimiento y resultados de la organización.