Blog

La inteligencia emocional, cada vez más necesaria en el mercado laboral

La inteligencia emocional, cada vez más necesaria en el mercado laboral En un mundo en el que las máquinas están cada vez más capacitadas para realizar tareas que hasta ahora eran cota exclusiva del ser humano, además de hacerlo de una forma más ágil y eficiente, los trabajadores tienen que cambiar su forma de ver el mercado laboral y adquirir una serie de aptitudes que serán necesarias para poder acceder a los nuevos empleos que ya están surgiendo en la actualidad. Un nicho donde los robots aún no pueden acceder.

Se trata de aptitudes que pasan por la resolución de problemas, la adaptación a un entorno que cambia constantemente y, por supuesto, por la inteligencia emocional. Una cualidad que permite al trabajador conocer sus emociones y saber cómo controlarlas, pero que también implica empatizar con los demás y saber relacionarse con ellos para no desviarse del objetivo final de la compañía.

Este perfil ha de estar familiarizado además con la tecnología, la digitalización y las comunicaciones, puntos más que necesarios para poder encajar en los nuevos empleos que se ya se demandan en un contexto cada vez más cambiante y digitalizado. Aunque nunca hay que olvidar el componente humano, ése que nos otorga un pensamiento crítico, creatividad y una capacidad social que nos diferencia de las máquinas.

Entre los puestos de trabajo que demandan a estos profesionales, según ha podido verificar Factum gracias a su larga experiencia en el mercado de recruiting para compañías tecnológicas, se encuentran los relacionados con la arquitectura Big Data, ingeniería DevOps, desarrollo .Net, ciberseguridad y calidad IT o Tester en QA. Todos ellos requieren flexibilidad, calidad y seguridad, así como buenas capacidades comunicativas, formalidad y empatía.

El profesional que opte a estos puestos de trabajo debe ser una persona que trabaje bien en equipo, tenga verdadera implicación con el proyecto, compromiso y responsabilidad. Habilidades que las máquinas no pueden dominar.

Para seleccionar este tipo de perfil se torna más que necesaria la figura del director de Recursos Humanos, que será vital para el crecimiento y posicionamiento de las compañías que apuesten por la transformación digital y por no apearse del mercado. Por eso tendrá que mostrar una gran capacidad para influir en las personas y orientarlas hacia el objetivo común, además de tener una gran visión estratégica en su área.

En definitiva, la inteligencia emocional será imprescindible en estos nuevos profesionales, que tendrán que adaptarse continuamente a las condiciones del mercado, ser autodidactas y contar con una alta capacidad de resolución de problemas para poder enfrentarse a los nuevos retos que van a encontrarse las compañías.