Blog

El valor de las redes sociales en la selección de personal

La selección de personal vía redes sociales para identificar, captar y elegir candidatos para una organización es una práctica de recursos humanos que comienza a llamarse contratación social y busca candidatos en todo tipo de blogs y redes sociales. Sus principales ventajas son poder llegar a muchos más posibles profesionales que con las técnicas clásicas y entablar una comunicación más directa y efectiva con ellos. Por eso, entre otras razones, las organizaciones mantienen su presencia en estos entornos, además de para reforzar su marca, trasladar su cultura y, al final, atraer talento.

La idea es descubrir también candidatos pasivos, que no están en la búsqueda activa de empleo, pero que se lo podrían plantear y considerar ofertas. La generación Millennial y ahora la Generación Z, a punto de ingresar en el mundo laboral, pasa mucho tiempo en espacios online y, según Statista, el uso medio diario de las redes sociales en el mundo supera los 150 minutos por persona.

Este crecimiento ha dado lugar a profesionales de recursos humanos especialista en redes sociales y en las funciones y herramientas de contratación que algunas ya ofrecen.

Además, los profesionales de RR.HH. pueden utilizar software de terceros para administrar, mejorar y respaldar sus actividades de reclutamiento en redes sociales.

¿Por qué son útiles?

Las empresas no tienen más remedio que incluir las redes sociales en su estrategia de contratación, porque sus posibles candidatos utilizan esta puerta de entrada al mundo laboral. Según datos de Glassdoor, el 79% de los solicitantes de empleo utiliza este canal social en sus búsquedas. También es cierto que un candidato tipo suele utilizar hasta 18 medios diferentes para investigar a un empleador potencial, antes de postularse.

Sin embargo, el reclutamiento en las redes sociales no ha reemplazado por completo a las clásicas bolsas de trabajo, la publicidad en sitios web corporativos y otros métodos de reclutamiento convencionales, más bien, los está complementando.

Una encuesta de Jobvite refuerza este punto de vista;  aunque las bolsas de trabajo en línea siguen siendo el vehículo más popular para publicar puestos vacantes, el 35% de los encuestados dijo que aprendieron sobre nuevas oportunidades de empleo en las redes sociales.

De hecho, el uso de las redes sociales entre los profesionales en general, y los solicitantes de empleo en particular, continúa aumentando, y los responsables de recursos humanos reconocen que deben encontrar a los candidatos en el lugar que suelen frecuentar, si quieren tener más dónde elegir.

La tecnología que impulsa las redes sociales, en particular las capacidades de búsqueda avanzada, los filtros y las sugerencias automatizadas que generan conexiones entre las personas, también mejoran mucho su potencial, frente a las clásicas técnicas de reclutamiento.

En primer lugar, las redes sociales permiten a los reclutadores no solo llegar a muchas más personas, sino al mismo tiempo identificar al perfil de profesional que buscan, su formación y principales habilidades. También dan mayor difusión a sus anuncios y se aseguran llegar a buscadores pasivos de empleo.

Además, se accede a muchas conexiones y contactos de compañeros o colegas que pueden intercambiar fácilmente la información e interactuar activamente. Incluso, estas ventajas de cercanía e inmediatez se suman a su bajo coste, frente a otras alternativas de selección convencional.