Blog

Seguridad basada en IA, el siguiente paso

La inteligencia artificial va a jugar un papel fundamental en los planes de ciberseguridad de las empresas. Como asegura Capgemini Research Institute, tres de cada cuatro ejecutivos consultados reconoce que esta innovadora tecnología permite a sus organizaciones responder más rápidamente a posibles ataques y el 69% de ellos la considera necesaria para responder a futuras amenazas contra sus instalaciones.

Las soluciones de ciberseguridad basadas en IA están diseñadas para funcionar las 24 horas del día y permiten responder en milisegundos a ataques cibernéticos que, de otro modo, podrían no resolverse en meses.

Con un simple algoritmo, esta tecnología es capaz de aprender de la experiencia pasada para proponer soluciones más “inteligentes” que respondan al ingente aumento de los ciberataques.

AI simplificar el proceso de recopilación y análisis de datos, estos sistemas de respuesta mejoran la tradicional detección de amenazas y actividades maliciosas, con análisis predictivos que se adelantan a potenciales ataques futuros.  Para ello, dan acceso a datos muy valiosos para los profesionales de ciberseguridad que les permiten tomar decisiones más informadas y eficaces.

Algunos casos recientes han permitido crear técnicas de inicio de sesión basadas en datos biométricos, con la aplicación de IA, actualizar las defensas contra posibles amenazas y corregir posibles fallos de seguridad inesperados.

Tal es su eficacia que un informe reciente de Research and Markets calcula que en 2026, esta tecnología moverá en el mundo 38.200 millones de dólares, frente a los casi 9.000 millones actuales.

Este fuerte avance tiene mucho que ver con la importancia de los sistemas que pueden ser vulnerables, de empresas públicas, suministros básicos de luz, agua o gas, por ejemplo, que además en muchos casos están siendo provistos por empresas privadas y, en buena medida, sobre infraestructuras que han quedado obsoletas.

Precisamente, este sector de servicios públicos esenciales puede ser de los más vulnerables y atractivos para la ciberdelincuencia, al provocar graves consecuencias para las empresas que las operan y la sociedad en su conjunto.

En este sentido, la inteligencia artificial aplicada a la seguridad IT puede encontrar en este entorno un amplio campo de desarrollo y evolución en los próximos años, como ya han adelantado algunos especialistas.

Si bien es cierto que requiere contar con el conocimiento y los skills necesarios para su correcta aplicación, así como con un plan de inversiones centrado en este tema que permita llevar la seguridad IT al siguiente nivel de evolución, más inteligente y capaz de responder a los ataques actuales y futuros que puedan sufrir tanto empresas como servicios públicos de primera necesidad.