Blog

Los CIO se preparan para dar el salto a 5G

La tecnología wireless de próxima generación ya se ha ganado la atención de la mayor parte de los directivos  IT. Así se desprende de un reciente estudio de Gartner que recoge que el 66% de ellos tiene planes para implementar esta tecnología este mismo año. Aunque algunos de los principales operadores globales ya están implementando 5G, aún se encuentran en las fases iniciales de despliegue y la opinión de analistas y consultores es que tardarán varios años en construir sus redes de nueva generación.

Eso ofrece a los CIOs tiempo de sobra para desarrollar planes estratégicos que incluyan esta tecnología, aunque comiencen ya su planificación y visualicen cómo aplicar sus prestaciones de mayor velocidad, mayor densidad y menor latencia, para mejorar su operativa y transformar sus organizaciones de cara al futuro.

Los expertos ya predicen que 5G admitirá los usos ampliados de Internet industrial de las cosas (IIoT) y proporcionará mejores experiencias de realidad virtual y aumentada (AR).  Pero, en general, será aprovechado por cualquier dispositivo que esté conectado.

5G viene para aumentar en gran medida la velocidad y capacidad de respuesta de las redes inalámbricas. Con 5G, los datos transmitidos a través de conexiones inalámbricas de banda ancha pueden viajar a velocidades multigigabit, con algunas velocidades máximas potenciales de hasta 20 gigabits por segundo (Gbps), según las estimaciones. Estas velocidades exceden las de la red de cable y ofrecen una latencia de 1 milisegundo (ms) o inferior. 5G también permitirá un fuerte aumento en la cantidad de datos transmitidos, a través de sistemas inalámbricos, debido al mayor ancho de banda disponible y su tecnología avanzada de antena.

Las velocidades de descarga de 5G actualmente pueden alcanzar más de 1.000 megabits por segundo (Mbps) o incluso hasta 2.1 Gbps. Para hacerse una idea; un usuario podría iniciar un video de YouTube en calidad 1080p en un dispositivo 5G sin almacenamiento en búfer. La descarga de una aplicación o un episodio de Netflix, que actualmente puede tardar algunos minutos, se podrá completar en segundos. La transmisión inalámbrica de video en 4K también será mucho más viable.

Los operadores de redes inalámbricas en cuatro países (Estados Unidos, Japón, Corea del Sur y China) están impulsando en gran medida las primeras implementaciones de 5G. Se espera que los operadores de red gasten miles de millones de dólares en gastos de capital de 5G hasta 2030, según Technology Business Research (TBR) Inc., aunque no está claro cómo los servicios 5G generarán un retorno de esa inversión.

Simultáneamente, los organismos de normalización están trabajando en estándares universales de equipos 5G. El Proyecto de Asociación de 3ra Generación (3GPP) aprobó los estándares 5G New Radio (NR) en diciembre de 2017 y se espera que complete el estándar básico móvil 5G requerido para los servicios celulares 5G. Con los estándares de equipos inalámbricos 5G casi completos y los primeros teléfonos inteligentes compatibles ya disponibles comercialmente desde el año pasado, los casos de uso de 5G comenzarán a surgir entre 2020 y 2025, según las proyecciones de TBR.

En todo caso, los servicios 5G se convertirán en tendencia general antes de 2030 y se espera que abarquen desde la entrega de contenido de realidad virtual hasta la navegación autónoma del vehículo, habilitada con capacidades de comunicaciones en tiempo real (RTC).

Muchos de los grandes operadores ya están trabajando en la construcción de sus redes 5G, como Verizon, AT&T, Sprint o T-Mobile, y ya se han comenzado a lanzar algunos servicios experimentales en media docena de mercados.