Blog

¿Puede sufrir tu empresa un ciberataque?

Para saberlo, pon en marcha la gestión de vulnerabilidades.

La gestión de vulnerabilidades consiste en la supervisión, evaluación y corrección continua de vulnerabilidades y fallos que aparecen en los sistemas y las aplicaciones de una organización. En una sociedad cada vez más conectada – según un artículo del Mundo, se ha generado estos últimos 10 años más datos que en toda la historia de la humanidad -, las empresas tienen dos grandes desafíos de seguridad de la información: proteger sus datos y sistemas, y la información de sus usuarios y clientes.

Teniendo en cuenta un entorno tan mutable, la pregunta no es “¿mi sistema de información se encuentra a salvo?”, sino “¿cuál es su nivel de seguridad y cuál es la mejor forma de controlarla y mejorarla?”.

¿Cómo aborda tu organización la ciberseguridad?

Si piensas que la ciberseguridad es una moda pasajera y lo que más te importa es que las aplicaciones funcionen, pones en peligro seriamente tus sistemas de información. Frente a los numerosos fallos o vulnerabilidades diarios que pueden surgir,  un plan de gestión de parches te ayudará a mejorar tu protección, fomentando las actualizaciones y correcciones progresivamente.

¿Cómo respondes a las amenazas?

La seguridad tiene que ser un asunto de todos. Por eso, es indispensable contar con un equipo de responsables de información, con cargos y metas bien definidos.

Además, con el nuevo reglamento general de protección de datos (GDPR), pasará a ser obligatorio asignar un responsable de protección de datos (DPO) que garantice el cumplimiento legal y técnico de la normativa. Esta nueva norma no exige que el DPO tenga que ser un jurista, pero sí que cuente con conocimientos en derecho.

¿A qué tipo de amenazas te enfrentas?

Las amenazas pueden ser tanto externas como internas; con mayor o menor incidencia.

Incibe destaca las 5 amenazas más corrientes a las que están expuestas las empresas : formar parte de una botnet (red zombi), phishing y defacement de páginas web, ransomware, fuga de información e ingeniería social.

Es importante que los directivos tomen medidas con el fin de formar a los usuarios finales (empleados), ante estas amenazas, con el fin de limitar el riesgo de intrusión o la descarga de aplicaciones ilícitas, por ejemplo. La gestión de identidades y accesos es otra de las medidas de seguridad que pueden implementarse para controlar el nivel de riesgo.

En Factum, te ayudamos a mantener seguras y fiables tus infraestructuras, aplicaciones, redes y clientes, acompañándote en la implementación de un plan de gestión de vulnerabilidades.