Blog

¡No dejes que la resistencia al cambio dañe a tus SI!

Desafortunadamente, tu empresa ha experimentado un ciberataque. ¿Cómo proceder para que la agresión no se repita? Esta es la pregunta prioritaria a la que hay que saber responder. Muchas son las empresas, tras ser víctimas de un ciberataque, que no introducen, posteriormente a la agresión, cambios sustanciales en su estrategia de ciberseguridad. Con tal actitud, los ciberdelincuentes seguirán aprovechando estas brechas para seguir infectando las aplicaciones, infraestructuras y sistemas de las compañías que se despreocupan de sus consecuencias. Como en muchos otros aspectos de la vida, hay que ser activo y adelantarse al cambio.

No te conformes con medidas de seguridad pasiva….

La resistencia al cambio es algo muy natural. Ningún cambio, sea tecnológico o no, es posible sin las personas. Y por eso, es imprescindible contar con cada usuario para poner en marcha acciones activas de ciberseguridad. Estas son las 4 reglas de oro para vencer la resistencia al cambio.

  • Distribuir responsabilidades

Es fundamental designar responsables y definir las funciones a desempeñar para cumplir los objetivos detallados del Plan Director de Seguridad. Asimismo, se recomienda incorporar dentro de la propia organización las funciones de Responsable de Información, para garantizar la seguridad y privacidad de los datos mediante políticas y medidas de seguridad de la información. Además de un Responsable de Seguridad para establecer los planes de continuidad de negocio y recuperación de datos, posteriores a un desastre.

  • Comunicar internamente

El factor humano es el eslabón más débil de la cadena de ciberseguridad. Para prevenir las acciones y actitudes indebidas no es necesario cerrar el acceso a la información o frenar la comunicación instantánea. Ante los ciber-riesgos, es obligatorio determinar acciones de comunicación sencillas, pero efectivas, que ayuden a los responsables de cada departamento a mitigar los efectos negativos de la resistencia al cambio.

  • Formar continuamente

Poner en marcha un plan de concienciación en materia de seguridad de la información a directivos, administradores y usuarios de la organización mediante formación y cursos es una solución idónea. ¡Existen muchas soluciones y recursos formativos, gratuitos o de pago, sólo tienes que averiguar cuales se adaptan más a tu organización!

  • Evaluar los resultados

Por último, pero no menos importante, se impone la monitorización continua, que permita rastrear, identificar y finalmente anticipar los riesgos conocidos y desconocidos y, de este modo, evitar las brechas de vulnerabilidad y mejorar la toma de decisiones, a nivel de ciberseguridad global.

Si aún no tienes claro cómo implementar este proceso, no lo pienses más. Consúltanos y te ayudaremos a identificar las acciones prioritarias y a proteger tus activos más críticos.