Blog

La tecnología Blockchain cambiará la forma de gestionar el modelo sanitario

la seguridad y la salud conectadaEstá ya consolidada en sectores como el financiero o el administrativo, pero existen otros muchos en los que el Blockchain tiene todavía camino por recorrer. Es el caso de la salud y la industria farmacéutica, donde esta tecnología cuenta con numerosas aplicaciones y ventajas que pueden ser muy beneficiosas para los profesionales sanitarios y la población en general.

Y es que la tecnología Blockchain permitirá, por ejemplo, crear un sistema que permita compartir información entre los centros médicos para garantizar la inmediatez y vigencia de los datos, en una sanidad que en la actualidad está totalmente descentralizada. De esta forma, se evitará realizar pruebas duplicadas, con la consecuente reducción de costes que esto implica; actualizar la información crítica de los pacientes o controlar su historial en todo momento para saber quién accede a él o quién ha redactado cada registro.

Por otra parte, tener toda esta información reunida permitirá a los profesionales sanitarios detectar patrones que se manifiestan antes de ciertas enfermedades o conocer cuáles son los tratamientos más efectivos para sus dolencias, lo que mejorará obviamente los sistemas de prevención y cura y permitirá salvar vidas humanas.

Esto abre la puerta, por tanto, a un nuevo modelo en la gestión de los datos en el sector salud que garantice su seguridad y que otorgue a los usuarios más poder que nunca sobre esa información, para que sean ellos mismos los que gestionen y controlen el acceso y uso que se realiza de su historial clínico, pero siempre con la garantía de su integridad y confidencialidad.

En este sentido, en Europa ya se está desarrollando el proyecto MyHealthMyData, un modelo de Blockchain específico para el sector sanitario compatible con el nuevo Reglamento General sobre la Protección de Datos (RGPD). Financiado por la Unión Europea con 3,5 millones de euros, su principal objetivo es facilitar el acceso, el suministro y el intercambio de datos sanitarios en el campo de la salud.

En el terreno farmacéutico se producirá una mejora importante en el seguimiento de la producción, distribución y consumo de los medicamentos. Una trazabilidad que permitirá controlar y gestionar de manera más eficiente y automática el consumo y la producción de fármacos. De esta forma, los propios profesionales sanitarios tendrían la capacidad para controlar qué están tomando sus pacientes. Además, el Blockchain automatizará la elaboración y abastecimiento de medicinas en base a lo recetado en los centros médicos.

Nuevas posibilidades para la industria, que también podrá saber cuándo un medicamento ha sido creado, dónde ha sido producido, etc., para garantizar que el medicamento que tome cada paciente es el adecuado. En definitiva, el Blockchain ofrece a la salud posibilidades que, incluso, podrán salvar vidas.