Blog

La inteligencia adaptativa pone orden en los activos digitales

La inteligencia adaptativa que introduce la tecnología Veritas APTARE permite recoger metadatos de todos los activos digitales, tanto  On Premise como en la nube,  de aplicaciones, copias de seguridad, hosts, máquinas virtuales, red y sistemas de almacenamiento muy diversos. Además,  correlaciona esos datos y puede encontrar relaciones entre ellos, por toda la infraestructura de extremo a extremo, y de todos los recursos IT de la organización.

Su potencia le permite incluso realizar una analítica de este intercambio de datos y presentarla por  unidades de negocio o por entornos completos de IT, tanto locales como en la nube. En definitiva, ofrece una visión global de todos los recursos y activos, ofreciendo información útil para planificar y optimizar la capacidad, mitigar riesgos, mejorar el cumplimiento normativo y reducir significativamente los costes IT.

Como resultado, las organizaciones pueden alinear mejor su información de negocio y activos informáticos que los soportan, visualizar completamente la infraestructura y las interrelaciones de los datos, para mejorar la utilización del almacenamiento disponible, su protección y el cumplimiento normativo en vigor. Una alternativa para los entornos tecnológicos de hoy en día, flexibles y heterogéneos, tanto en ubicaciones físicas como en la nube o, lo que es más habitual, en ecosistemas híbridos de almacenamiento y BackUp.

Para ello, dispone de un recopilador de datos que no precisa ningún agente, con información de unos  20.000 puntos de datos, alojados tanto en entornos locales como en la nube, y en todo tipo de sistemas de almacenamiento,  entornos virtuales, redes, hosts, sistemas de protección de datos, aplicaciones y datos no estructurados.

Los algoritmos que utiliza la plataforma Veritas APTARE analizan estos puntos de conflicto y ofrecen  recomendaciones para mejorar el uso de los recursos, adaptar su capacidad a las necesidades reales e impulsar su rendimiento.

Su implementación proporciona un ecosistema universal y muy flexible, respaldado por tecnologías, pero gobernado por el hombre, que se apoya en la inteligencia artificial para encontrar los datos más relevantes, ahora y en el futuro, identificando los registros que solo aportan “ruido” y los realmente valiosos, para categorizar su uso y aumentar el rendimiento final, e incluso predecir posibles fallos o reducir potenciales riesgos.

Su motor de IA es capaz de procesar millones de eventos todos los días, para afinar sus resultados y mejorar estas recomendaciones para el cliente, a partir de las métricas de todos los sistemas de almacenamiento, físicos o en la nube, en máquinas virtuales, aplicaciones, o sistemas de archivo,  identificando cualquier ineficiencia o incidente potencial, de forma inteligente.

Es decir, ordenar toda la infraestructura para dotarse de un ecosistema de almacenamiento y BackUp más rápido, más seguro y con más capacidades predictivas.