Blog

Cómo averiguar el índice de madurez digital de nuestra empresa

A finales del pasado año, la escuela empresarial especializada en innovación digital Inesdi hizo públicos los resultados de la encuesta que realizó junto con Íncipy a 350 directivos españoles, con el fin de determinar el índice de madurez digital de las empresas radicadas en nuestro país.

La encuesta basó sus preguntas en 14 indicadores clave del citado nivel de madurez divididos en cuatro grandes áreas temáticas. Pasamos a exponerlos para que podáis determinar si vuestra organización responde con nota en las áreas que evalúan.

En primer lugar, el estudio quiso averiguar si en las entidades existía un liderazgo claro decidido a impulsar el proceso de transformación digital. Para introducir en una organización cambios importantes, entendiendo así a los capaces de modificar por entero los procesos de trabajo y estructura de muchos departamentos, dicho liderazgo fuerte es imprescindible.

Su ejercicio, mediante la comunicación clara y convincente de los múltiples beneficios que traerán consigo las transformaciones, es importante para vencer la lógica resistencia inicial de los equipos, y conseguir alinearlos con las estrategias de cambio. Su concurso es imprescindible para poder llevar a cabo de forma bien planificada todas las estrategias propuestas. La encuesta establece cuatro indicadores que señalan el peso de ese liderazgo necesario:

  • La existencia y desarrollo de una hoja de ruta digital que indique el camino a seguir.
  • El liderazgo senior en el plan de transformación digital.
  • El presupuesto dedicado a iniciativas digitales.
  • El despliegue de metodologías ágiles en la organización del trabajo y proyectos.

Es imposible que la transformación digital de una organización llegue a buen puerto si en ella no se embarca a las personas que la mantienen a flote diariamente. El mejor modo de conseguir su implicación con el cambio es establecer entornos y pautas de trabajo nuevos, presididos por el uso de tecnologías digitales, que les proporcionen beneficios tangibles y agilicen su trabajo. En este sentido se tienen en cuenta cuatro indicadores para medir el índice de madurez digital:

  • El desarrollo de la Comunicación Interna Digital y el trabajo en entornos colaborativos a través de redes sociales corporativas y herramientas para la gestión de proyectos.
  • Las estrategias de employer branding -orientadas tanto a empleados como a candidatos- adaptadas a entornos digitales.
  • La formación y desarrollo de habilidades digitales en los equipos de trabajo.

Para establecer el índice de madurez digital de una empresa tampoco podemos olvidarnos del cliente. En este caso lo que interesa analizar para averiguar el grado de madurez digital es el modelo de relación que se establece con él, averiguando qué productos y servicios se le facilitan y por medio de qué canales, que procedimientos se siguen para conocer sus necesidades, cómo se le brindan la atención post venta y el soporte y cuántas de todas esas tareas implican el uso de tecnologías de la información avanzadas.

Y por último, pero no por ello menos importante, se habrá de analizar cuál es el peso de las TIC en la toma de decisiones de negocio importantes. Qué tecnologías se utilizan para extraer de la información ese conocimiento que servirá para definir las operaciones de negocio, qué análisis estratégicos se basan en el uso de grandes cantidades de datos o cómo se evalúan las inversiones son cuestiones a considerar. Los parámetros a tener en cuenta para medir el índice de madurez digital en relación a este área son dos:

  • La inteligencia de negocio.
  • La innovación digital del negocio (estrategias mobile, de e-commerce, blockchain, Inteligencia Artificial, etc.)